La Biblioteca 2.0. Una cara más de la biblioteca

Luisa ORERA ORERA
UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA, ESPAÑA

INTRODUCCIÓN

El trabajo presentado se propone reflexionar sobre el significado del término biblioteca 2.0 aplicado a una biblioteca que está experimentando continuos cambios, con el fin de adaptarse a las necesidades de la sociedad de la información. Estas breves reflexiones constituyen el punto de partida de un estudio más profundo sobre el que se está trabajando.

Para ello, se ha seleccionado una serie de estudios, sobre todo españoles, que han trabajado el término biblioteca 2.0. Una vez analizados, se hace una aportación en forma de reflexiones.

ANTECEDENTES

Antes de referir a la biblioteca 2.0 es preciso que se haga, aunque sea brevemente, a la web 2.0, ya que el primer término deriva del segundo.

El nacimiento del concepto web 2.0 hay que contextualizarlo en el periodo en que se desarrollaron las denominadas empresas puntocom y la posterior burbuja tecnológica o burbuja puntocom, términos popularizados por la prensa económica y que han pasado a formar parte de nuestras vidas.

El término puntocom es la traducción del término dotcom. Vélez Barreiro (2006) dice que es un término reciente que fue usado por primera vez en 1999, en inglés, en The Times y un año más tarde, en español, en Expansión. Se usa para referirse a empresas que desarrollan su actividad a través de Internet y que disponen de un sitio web con una dirección que frecuentemente acaba en .com, un dominio barato, fácil de obtener y de recordar. Por ello, estas empresas comenzaron a expandirse y a conocerse como empresas.com.

Su desarrollo tuvo lugar entre los años 1995 y 2001 y revolucionó el mundo de los negocios. Muchas veces eran empresas fundadas por jóvenes emprendedores que sacaban una oferta pública de acciones en bolsa, obteniendo grandes beneficios. En 2001 estalló la llamada burbuja puntocom y muchas de estas empresas se vinieron abajo.

El concepto web 2.0 tiene su origen en 2004 en una sesión de brainstorming o tormenta de ideas, organizada por dos empresas que no habían sido arrastradas por la crisis, O’Reilly y MediaLive. Pensaron que aquellas empresas que habían sobrevivido a la burbuja, debían reunir una serie de características que no tenían las que habían fracasado. Buscaron dichas características y le llamaron web 2.0 (O’Reilly, 2005). Año y medio después del nacimiento del concepto web 2.0, el término que lo identificaba había arraigado, existiendo más de 9,5 millones de menciones en Google.

Margaix Arnal (2007) ha subrayado las características del concepto:

  1. Nace de la observación y no de un replanteamiento de los servicios de Internet. Antes de formularse el concepto, ya existían servicios que pueden calificarse como web 2.0.
  2. Surge en el mundo empresarial y tiene una marcada impronta tecnológica y de marketing.
  3. No hay una característica clave para identificar un servicio web como 2.0, sino que existen varias que pueden cumplirse en mayor o menor medida, pero es difícil encontrarlas todas simultáneamente.

Poniendo el acento en la tecnología y siguiendo la idea dada por O’Reilly, el creador del término web 2.0, puede decirse que las aplicaciones 2.0 son aquellas que sacan partido de las ventajas intrínsecas de la web, ofreciendo un servicio continuamente actualizado que mejora cuanto más gente lo usa, utilizando y remezclando los datos de múltiples recursos, incluyendo los usuarios individuales, a la vez que ofrecen los datos y servicios para ser utilizados por otros, creando una arquitectura de participación en red, yendo más allá de la página web 1.0 para ofrecer experiencias de los usuarios cada vez más ricas.

Sin embargo, no es la tecnología lo que más resalta de la web 2.0, sino los principios de de compartir, reutilizar, mejora continua, consideración del usuario como fuente de información, confianza, aprovechamiento de la inteligencia colectiva, etc. En definitiva, la auténtica revolución se ha producido con el cambio de consideración de los usuarios, que han pasado de ser consumidores de información a ser agentes participativos en la elaboración y gestión de contenidos. El uso de la web se está orientando a la creación e interacción de redes sociales que pueden proporcionar contenidos de forma dinámica, creando webs interactivas y visuales. En definitiva, los sitios web 2.0 actuarían más como puntos de encuentro o webs dependientes de usuarios que como webs tradicionales.

Los ejemplos de sitios web 2.0 son muy numerosos, pero quizá dos de los ejemplos más emblemáticos sean Amazon y Wikipedia.

ANÁLISIS DE LA PRODUCCIÓN CIENTÍFICA SOBRE LA BIBLIOTECA 2.0

En cuanto a la producción científica sobre la biblioteca 2.0 hay que señalar que el término ha nacido y se ha debatido en la blogosfera, en los blogs relacionados con la biblioteconomía, por lo que la nota característica es la dispersión de la información. Entre los blogs más importantes pueden citarse los siguientes:

  1. LibraryCrunch. El ya citado Blog de Michael Casey (
    http://www.librarycrunch.com/2007/10/we_know_what_library_20_is_and.html/)
  2. Tame the web. Blog de Michael Stephens.(http://tametheweb.com/).
  3. ALA TechSource Blog de la American Library Association ( http://www.alatechsource.org/)

En España también hay algunos blogs donde se puede encontrar información sobre la biblioteca 2.0, como:

  1. El Documentalista enredado (http://www.documentalistaenredado.net/).
  2. Deakialli DocuMental (http://www.deakialli.com/)

Junto a los blogs, la biblioteca 2.0 y sus aplicaciones cada vez es objeto más frecuente de artículos de revistas y otras publicaciones científicas. Enfocados a las bibliotecas españolas, se quiere destacar los estudios de Margaix Arnal, Leiva Aguilera, Merlo Vega y Marcos Mora, todos ellos recogidos en la bibliografía adjunta.

El estudio de la biblioteca 2.0 comienza a ser también objeto de estudio de trabajos universitarios desarrollados por los alumnos. Es el caso del trabajo fin de máster realizado por Sanz Paricio sobre el comienzo del desarrollo 2.0 en la Universidad de Zaragoza, que se ha dirigido y que se recoge también en la bibliografía.

LA BIBLIOTECA 2.0 A TRAVÉS DE LOS ESTUDIOS ANALIZADOS

El término biblioteca 2.0 fue utilizado por primera vez en 2005 por Michael Casey en su blog LibraryCrunch. Desde entonces, los ejemplos de autores que lo han utilizado y definido, se han ido multiplicando. De ellos se recogen algunos a continuación:

  1. Paul Miller (2005) dio una sencilla definición: web 2.0 + biblioteca = .
  2. Serrano Cobos (2006) resalta como notas características de la biblioteca 2.0 las siguientes:
    1. Permite y fomenta la participación del usuario/cliente no sólo en el disfrute de la misma, sino en su gestión.
    2. Es divertida, trabaja para el usuario, habla de compartir y no sólo de consultar o pedir en préstamo, de crear redes de usuarios, de comunicar y facilitar la comunicación entre usuarios y bibliotecarios y entre los propios usuarios.
    3. Socializa la recuperación y arquitectura de información, en un sistema escalable, permitiendo descentralizar la clasificación de los contenidos.
  3. Margaix (2007) la define como: “…la aplicación de las tecnologías y la filosofía de la web 2.0 a las colecciones y los servicios bibliotecarios, tanto en un entorno virtual como real”.
  4. Ros-Martín (2007) se refiere a la biblioteca 2.0 como: “… un modelo que plantea una transición en el esquema de las bibliotecas, especialmente en el modo en que las unidades de información hacen entrega de sus servicios, pasando de modelo de museo de contenidos permitiendo que sea el usuario quien los genere… los que proponen este concepto esperan que, en última instancia, el modelo de servicio Biblioteca 2.0 reemplace al tradicional, unidireccional que ha caracterizado a la biblioteconomía durante los últimos siglos”

La visión de la biblioteca 2.0 puede completarse con el decálogo sobre el bibliotecario 2.0 (Seoane, 2006):

  1. Reconoceré que el universo de la cultura informacional está cambiando muy rápidamente y que las bibliotecas tienen que responder positivamente a esos cambios para reforzar los servicios que los usuarios necesitan y quieren.
  2. Me educaré sobre la cultura informacional de mis usuarios y buscaré formas de incorporar lo que aprendo a los servicios de la biblioteca.
  3. No seré paternalista en relación a mi biblioteca, sino que observaré claramente su situación y haré una evaluación honesta lo que puede ser mejorado.
  4. Seré un participante activo para mejorar mi biblioteca.
  5. Reconoceré que las bibliotecas evolucionan muy lentamente y trabajaré con mis colegas para fomentar nuestra sensibilidad a que esto cambie.
  6. Seré valiente para enfrentarme a la propuesta de nuevos servicios y nuevos modos de mejorarlos, aunque algunos de mis colegas sean reacios.
  7. Mostraré ilusión por los cambios positivos y transmitiré esto a mis colegas y usuarios.
  8. Dejaré de lado las prácticas de antaño si hay un modo mejor de hacerlas ahora incluso si éstas me parecen muy importantes.
  9. Tendré una actitud práctica y experimental con respecto a los cambios, estando dispuesto a cometer errores.
  10. No esperaré hasta que algo sea perfecto para lanzarlo al público, sino que lo mejoraré continuamente basándome en el feedback del usuario.

La aplicaciones 2.0 de las que la biblioteca puede hacer uso son variadas. Se han señalado como las más extendidas las siguientes:

Redes sociales. Las redes sociales han existido siempre y pueden definirse como un grupo de personas relacionadas entre sí. Cuando se habla de redes sociales en el contexto de la web 2.0 se refiere a sitios web con características especiales para crear redes sociales. Es el caso de Facebook, Tuenti o Twiter.

  1. Blogs o bitácoras. Una bitácora es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente artículos o textos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente. El nombre de bitácora está basado en los cuadernos de bitácora, cuadernos de viaje que se utilizaban en los viajes marinos para recoger el desarrollo del viaje y sus vicisitudes.
  2. Wikis. Una wiki es un sitio web cuyas entradas pueden ser editadas por múltiples usuarios a través de cualquier navegador. Los usuarios pueden crear, modificar o borrar un mismo texto que comparten, por lo tanto se trata de un sistema de colaboración muy simple de creación y publicación de contenidos en la web. El paradigma es Wikipedia.

Según Marcos Mora (2009:16-17) las bibliotecas pueden hacer uso de las aplicaciones 2.0 de dos formas distintas:

  1. Pueden utilizarlas para:
    1. Compartir material de la biblioteca (fotos de la biblioteca en Flick; vídeos en Youtube, marcadores favoritos de la biblioteca en Delicious).
    2. Ofrecer noticias relacionadas con la biblioteca (noticias sobre la biblioteca en Menéame y Documenea; noticias breves en Twiter).
    3. Crear relaciones en las redes sociales. La biblioteca se convierte en usuario institucional en redes sociales como Facebook.
  2. La biblioteca se convierte en un sitio en el que los usuarios participan y generan contenidos, dentro del que puede haber:
    1. Blogs que admiten comentarios de los usuarios y que pueden recoger noticias sobre la propia universidad, sobre la biblioteca, sobre las tecnologías aplicadas a la educación; sobre cursos de formación de usuarios, etc.).
    2. Álbum de fotos de la biblioteca, subidas tanto por el personal como por los usuarios.
    3. Canal con vídeos donde se pueden escribir comentarios.
    4. Atención a los usuarios a través del chat.
    5. OPAC con navegación social por medio de marcadores, en el que se pueden comentar las obras, votarlas, etc.

A través de la exposición anterior se ve que la nota más característica de la biblioteca 2.0 es el papel del usuario. El usuario 2.0 se convierte en un agente activo en la elaboración y gestión de contenidos. Margaix Arnal (2007:100-101) fundamenta esta nueva visión del usuario en dos principios filosóficos:

  1. La confianza radical en el usuario, lo que implica fiarse plenamente de ellos en cuanto al uso de los servicios, la información aportada, etc.
  2. El aprovechamiento de la inteligencia colectiva, recogiendo el conocimiento aportado por los usuarios para que otros puedan reutilizarlo y aprovecharlo.

REFLEXIONES SOBRE LA BIBLIOTECA 2.0

Las lecturas que se han realizado sobre la biblioteca 2.0 plantean una serie de reflexiones que animan a tratar de profundizar en su estudio:

  1. En la bibliografía que se ha analizado hasta ahora, y que se tiene intención de aumentar sensiblemente en los próximos meses, la biblioteca 2.0 aparece como un nuevo modelo de biblioteca. En muchas ocasiones, incluso, se presenta como una biblioteca que rompe de manera drástica con el anterior modelo al que algunos autores denominan decimonónico.
  2. Esta visión es diferente. Se concibe la biblioteca como una institución que evoluciona, más o menos rápidamente según las épocas (ahora se encuentra en una de cambios rápidos) con el fin de adaptarse a las características y demandas de la sociedad en la que está incardinada.
  3. Nuestra hipótesis es que la biblioteca 2.0 no es un nuevo modelo de biblioteca, sino que es una faceta más de la evolución que está experimentando la biblioteca para adaptarse a los cambios de la sociedad de la información.
  4. La denominación 2.0 aparece como excluyente frente a otras denominaciones como, por ejemplo, biblioteca híbrida. Por otra parte, sin embargo, se entiende que son compatibles. Se trataría de dos aspectos del mismo modelo de biblioteca, característico de la sociedad de la información. La denominación biblioteca 2.0 puede utilizarse cuando el acento se pone en la tecnología; la denominación biblioteca híbrida, cuando se pone el foco en la colección.
  5. Hasta ahora, la mayoría de las publicaciones sobre biblioteca 2.0 tratan aspectos relacionados con la definición y las aplicaciones 2.0. Es necesario llevar a cabo estudios más profundos que ayuden a redefinir el concepto de biblioteca a la luz de la utilización de la tecnología 2.0 en la gestión de la biblioteca.
  6. Se considera a la biblioteca como un sistema de información formado por distintos elementos que interactúan entre sí. El cambio en uno influye en los demás y en su conjunto. Para medir el alcance del cambio es preciso analizar los que las aplicaciones 2.0 están produciendo en cada uno de sus elementos como son las colecciones y su tratamiento, los servicios, la cooperación entre bibliotecas, etc. A su vez, es preciso analizar el resultado en su conjunto.
  7. Lo importante es la utilidad de las herramientas y no las herramientas en si mismas. Estas se utilizan para la consecución de un fin. Si este fin no se consigue, no tiene sentido seguir manteniéndolas. Por lo tanto, la incorporación de estas herramientas será un éxito si se consiguen los objetivos que se quieren alcanzar. Se debe huir de modas y ser eficientes y eficaces. En este sentido, es preciso hacer estudios de las herramientas más adecuadas para cada tipo de biblioteca, medir resultados, etc.
  8. Su implantación debe hacerse de forma planificada y, en algunas ocasiones, acompañarla de programas de formación para usuarios.
  9. Se reconoce que las tecnologías 2.0 abren horizontes muy interesantes. Por ejemplo en el mundo del marketing y que pueden resultar muy atractivas para atraer a usuarios.
  10. Sin embargo, se detectó una falta de crítica en la mayoría de las publicaciones que se ha manejado.
  11. Fomentar la participación como sea de los usuarios en la biblioteca y de forma indiscriminada en todos los ámbitos de la biblioteca, resulta a nuestro modo de ver, demagógico.
  12. Es necesario crear controles de calidad.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Como colofón a todo lo dicho, se expone a continuación una síntesis de esta postura ante la denominación biblioteca 2.0:

  1. Por sí mismo, el uso de herramientas 2.0 en las bibliotecas no da lugar a un nuevo modelo de biblioteca. Se trata de un paso más en la evolución de la biblioteca para adaptarse a la sociedad de la información.
  2. Denominaciones tales como: biblioteca híbrida o biblioteca 2.0., sirven para referirse a aspectos parciales de la biblioteca propia de la sociedad de la información. Grado de desarrollo de sus colecciones y de las tecnologías, respectivamente. De ahí el título: .
  3. La denominación: biblioteca de la sociedad de la información podría mantenerse como denominación del modelo de biblioteca que corresponde a dicho estadio de desarrollo de la sociedad, pudiendo englobar todas las denominaciones que reflejan distintas características de la biblioteca actual. Es el caso de las ya mencionadas: biblioteca híbrida si se pone el acento en las características de sus colecciones; biblioteca 2.0. si se pone énfasis en el desarrollo de las aplicaciones utilizadas, etc.

BIBLIOGRAFÍA

ALFIN 2.0: Herramientas 2.0 en programas ALFIN en bibliotecas de la Universidad de Sevilla. Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, [en línea], 2009, vol. 23, p. 11-31 http://eprints.rclis.org/17603/ [Consulta 20 de octubre de 2011].

Casey, Michael E.; Savastinuk, Laura C. Library 2.0 [en línea]. Library Journal, september 2006, v. 131, nº 14, p. 40-42 http://www.libraryjournal.com/article/CA6365200.html [Consulta: 10 de octubre de 2010].

Crawford, Walt. Library 2.0 and “Library 2.0” [en línea]. Cites &insights, midwinter 2006, v. 6, nº 2. http://citesandinsights.info/civ6i2.pdf [Consulta: 10 de enero de 2011].

Dobrecky, Leticia Paula. Hacia la Library 2.0: blogs, rss y wikis, El Profesional de la Información, marzo-abril 2007, vol.16, nº 2, p. 138-142.

García Rivadulla, Sandra. Actitud 2.0: usos de la web social en las bibliotecas universitarias uruguayas [en línea], 2010 http://eprints.rclis.org/18681/ [Consulta: 15 de septiembre de 2011].

González Fernández-Villavicencio, Nieves. Bibliotecas y marketing en red BiD. Textos universitaris de biblioteconomia i documentación [en línea], 2009, vol. 23 http://eprints.rclis.org/17610/"> [Consulta: 20de enero de 2011].

Juárez Urquijo, Fernando. La biblioteca pública, un usuario más de la Web 2.0 [en línea]. En: III Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. Murcia, 2006. http://www.muskiz.com/b2/Doc/web%2020%20y%20bibliotecas.pdf [Consulta: 30 de julio de 2010].

Leiva, Javier. Redes sociales. Situación y tendencias en relación a la Información y a la Documentación, Baratz, [en línea] http://www.slideshare.net/Baratz/informe-redes-sociales-javier-leiva [Consulta: 2 de febrero de 2012].

Lozano, Roser Biblioteca 2.0: ¿revolución o nuevo maquillaje para viejas formas de hacer?, Anuario ThinEPIi 2009 [en línea] http://www.thinkepi.net/biblioteca-20-%C2%BFrevolucion-o-nuevomaquillaje-para-viejas-formas-de-hacer [Consulta: 20 de octubre de 2010].

Marcos Mora, Mari-Carmen La biblioteca en la web 2.0 [en línea], 2009 http://eprints.rclis.org/18966/ [Consulta: 10 de enero de 2010].

Margaix Arnal, Dídac. Biblioteca 2.0: necesidad y realidad [en línea],2007 http://eprints.rclis.org/17504/ [Consulta 2 de marzo de 2010].

Margaix Arnal, Dídac. Las bibliotecas universitarias y Facebook: cómo y por qué estar presentes [en línea]. El Profesional de la Información, 2008, 17 (6), p. 589-601, 2008 http://eprints.rclis.org/15229/ [Consulta 20 de octubre de 2010].

Margaix Arnal, Dídac. (2007). Conceptos de web 2.0 y biblioteca 2.0: origen, definiciones y retos para las bibliotecas actuales. El profesional de la información, 2007, vol. 16, nº 2, pp. 95-106.

Margaix Arnal, Dídac. Informe APEI sobre Web social, 2008 [en línea], http://eprints.rclis.org/15106/ [Consulta: 7 de marzo de 2010].

Margaix Arnal, Dídac. El OPAC 2.0. Puerta de acceso a los contenidos de la biblioteca [en línea], IV Congreso Nacional de las Bibliotecas Públicas, La Coruña 2008 http://eprints.rclis.org/15194/ [Consulta 20 de octubre de 2010].

Miller, Paul. Web 2.0: building a new library [en línea]. Ariadne, October, 2005, nº. 45 http://www.ariadne.ac.uk/issue45/miller/ [Consulta 20 de octubre de 2010].

O’Reilly, T. What es web 2.0: design patterns and business models for the next generation of sofware [en línea]. O’Reilly, 30 de septiembre de 2005 http://oreilly.com/web2/archive/what-isweb-20.html. [Consulta: 15 de septiembre de 2011].

REBIUN, Red de Bibliotecas Universita Españolas. Ciencia 2.0: Aplicación de la web social a la investigación [en línea], 2010 http://eprints.rclis.org/handle/10760/3867 [Consulta: 8 de enero de 2011].

Rodríguez, Diana. Biblioteca 2.0: mixtura de cambios, protagonismos y oportunidades [en línea] http://eprints.rclis.org/17152/1/Biblioteca_2.0.pdf [Consulta: 21 junio de 2011].

Ros-Martín, Marcos. Los bibliotecarios sin Gutenberg [en línea], 2007 http://eprints.rclis.org/handle/10760/9975 [Consulta: 11 de enero de 2011].

Sanz Paricio, Carlos La biblioteca de la Universidad de Zaragoza 2.0, [en línea], Universidad de Zaragoza, 2010 http://eprints.rclis.org/19138/ [Consulta: 20 de octubre de 2010].

Seoane, Catuxa. Decálogo del bibliotecario 2.0 [en línea], 2006 http://www.deakialli.com/2006/11/09/decalogo-del-bibliotecario-20/ [Consulta: 10 de enero de 2011].

Serrano Cobos, Jorge. Web 2.0 en las bibliotecas: el concepto Library 2.0 [en línea]. En: Notas ThinkEPI, 2007 http://www.thinkepi.net/web-20-en-las-bibliotecas-el-concepto-library-20 [Consulta: 10 de enero de 2011].

Vélez Barreiro, M. La popularización del lenguaje español en la economía, la empresa y las finanzas [en línea], 2006 http://webs.ono.com/garoza/G6-Velez.pdf [Consulta: 16 de septiembre de 2010].

Xu, Chen. The Academic Library meets Web 2.0 [en línea]: Applications and implications, The Journal of Academic Librarianship, 2010, vol. 35, nº4, p. 324-331 http://eprints.rclis.org/12108/ [Consulta: 15 de noviembre de 2010].